En las películas y cuentos de hadas, las parejas se enamoran, se casan, resuelven sus conflictos con un beso y un abrazo, y viven felices para siempre. En la vida real, las relaciones de pareja son más complejas que eso; y un aspecto que puede construir o destruir una relación, es la comunicación. La comunicación en la pareja va más allá de si se habla, o cuanto se habla. La comunicación tiene más que ver con lo que se dice, y cómo se dice.

   Áreas de comunicación en la relación de pareja

La comunicación en la pareja puede dividirse en tres grandes áreas: verbal/no verbal, afectiva y sexual. Estas tres áreas se relacionan unas con otras, y cuando hay un fallo en alguna de ellas, se afectan todas.

Verbal/no verbal: La comunicación verbal es aquella que utilizamos para expresarnos mediante palabras. Mientras que la comunicación no verbal comunica información mediante el cuerpo, expresiones faciales, tono de voz y actitudes.

Afectiva: Es la manera en la que expresamos y recibimos el afecto y el cariño de nuestra pareja.

Sexual: Es la manera en la que expreso mis preferencias en la sexualidad, y en la intimidad.

Cada una de estas tres grandes áreas tiene sus propios retos, en este artículo hablaremos de cómo mejorar la comunicación verbal/no verbal con la pareja.

Comunicación y sus fallos

En la comunicación humana, siempre hay un emisor (quien da el mensaje) y un receptor (quien recibe el mensaje); y el fallo puede darse ya sea por la manera en la que el mensaje es transmitido, o por la interpretación que el otro ha hecho del mensaje. Con la interpretación que nuestra pareja hace de lo que decimos, no podemos hacer nada; lo que sí podemos es cambiar la manera en la que nosotros transmitimos lo que queremos decir, y la manera en la que recibimos los mensajes que los demás nos dan.

Para mejorar la comunicación en la pareja, es importante tener en cuenta la Escucha Activa, y el Habla Consciente.

Escucha Activa:

  • Escuchar atentamente: Muchas veces, escuchamos para responder y «ganar la discusión», y no para comprender. Es importante mantenerte enfocado en lo que la otra persona está diciendo, y no en tu contra-argumento. Escucha primero lo que el otro tiene que decir, y luego responde.

 

  • Comprensión: Ponte en los zapatos de tu pareja, haz preguntas de clarificación con la intención de comprender mejor. Muchas de las preguntas que hacemos van encaminadas a manera de encontrar un punto a refutar, un poco en plan de detective, y no de realmente escuchar lo que ha pasado y lo que nuestra pareja nos quiere decir.

 

  • Expresa empatía: Imagínate lo que tu pareja siente y comunícalo; por ejemplo: «escucho que te sientes herido por lo que te he dicho…», o «parece que te ha afectado mucho el problema que has tenido en el trabajo…».

Habla Consciente:

  • Mantente enfocado: En una discusión, enfócate en un tema a la vez, y enfatiza lo más importante. Muchas discusiones no encuentran solución porque en lugar de centrarse en un tema específico, se convierten en una batalla de quien puede traer los argumentos ganadores de cosas que han sucedido hace años. En la medida posible, intenta no traer el pasado al presente.

 

  • Evita atacar: Asegúrate de estar lo suficientemente calmado para expresarte de manera tranquila, sin atacar. No es lo mismo decir «eres un desastre» a «estás siendo desordenada/o». Cuida tu tono de voz, y elige las palabras adecuadamente… recuerda que las palabras pueden hacer mucho daño.

 

  • Exprésate sin hacer responsable al otro de tus propias reacciones emocionales: Intenta cambiar el «me hiciste sentir triste» por «cuando tú dijiste X cosa, YO me sentí triste». Tú eres responsable de tus reacciones emocionales, no tu pareja.

 

  • Expresa lo que piensas o quieres: No esperes que el otro adivine lo que necesitas o quieres. Díselo… de lo contrario es muy probable que nunca lo sepa.

 

  • Aprende de ti mismo: Conócete. Aprende a identificar qué situaciones tienen que ver con tu historia personal, y cuales tienen que ver realmente con lo que tu pareja ha hecho o dicho.

El habla consciente y la escucha activa son fundamentales para la comunicación en la pareja; pero lo más importante es el INTERÉS. Cuando le damos importancia a algo se nota en todos los aspectos; en el tono de voz, en el lenguaje corporal, en el contacto visual y la actitud. Cuando estés hablando de algo muy importante con tu pareja, evita tener el móvil cerca, apaga la televisión, y concéntrate en la plática.