Todos y cada uno de nosotros hemos vivido experiencias y aprendizajes que han contribuido a que expresemos el amor y las emociones de una manera particular. Algunas personas han aprendido que el afecto se demuestra mediante besos y abrazos; mientras que otros lo demuestran con palabras cariñosas. En lo emocional, algunos expresan sus estados emocionales sin problema, mientras que a otros les cuesta un poco más decir cómo se sienten.

 

Una relación de pareja surge de la unión de dos personas que provienen de historias, familias, modelos, normas y significados diferentes. En una relación de pareja, se juntan dos estilos diferentes de comunicación afectiva, y muchas veces el conflicto puede surgir porque no entienden la manera de expresar al afectividad en la pareja del otro.

 

Expresión emocional en la pareja

El deterioro en la pareja comienza con una disminución progresiva de comunicación emocional y afectiva, lo que hace que se produzcan más conflictos y que los conflictos que surgen no lleguen a resolverse totalmente. Por ejemplo, muchas veces un miembro de la pareja puede sentirse triste o herido por un comentario o actitud que su pareja ha tenido; pero en lugar de conectarse con la tristeza y expresarla como tal,  lo hace de una de dos maneras:

 

-Con una emoción secundaria, como por ejemplo el enojo.En este caso en lugar de expresar “me he sentido herido”; la persona reacciona con mucho enfado y se entra a un conflicto.

-Poniendo una distancia emocional; es decir, con frialdad y aplicando la muy famosa y peligrosa ‘ley del hielo’. Esto lo que hace es ir poniendo ladrillos en medio de las dos personas de la pareja; y si se mantiene esta actitud en el tiempo, se llegan a construir muros enormes que luego duele mucho quitar.

 

Para mejorar la expresión emocional en la pareja, es necesario ser capaces de conectar individualmente con las emociones y poder expresarlas adecuadamente. Ni la expresión emocional descontrolada y sin freno, ni la nula expresión de las emociones son saludables ni adaptativas. Pregúntate a ti mismo, ¿me siento cómodo experimentando y expresando mis emociones? Y en base a tu respuesta, trabaja en ti mismo para poder mejorarlo.

Así mismo, es importante empezar a eliminar por completo la ley del hielo. Una relación de pareja es circular; lo que uno hace afecta al otro y distancia emocional genera aún más distancia emocional.

Los lenguajes del amor

Según Gary Chapman, la manera que expresamos el afecto puede dividirse en 5 grandes categorías.

Palabras: El cariño se expresa mediante palabras amorosas, elogios o amabilidad.

Tiempo de calidad: Compartir tiempo con el otro, sin distracciones; por ejemplo ir a tomar un café para charlar de la vida, estar juntos en casa platicando o viendo una peli, etc.

Detalles/regalos: El amor se expresa dándole obsequios al ser querido. No necesariamente grandes regalos; pueden ser pequeños detalles pensados con amor que agraden al otro, como un chocolate, una carta escrita a mano, una flor, etc.

Actos de servicio: Este tipo de lenguaje se traduce en favores o servir al otro. Por ejemplo, limpiar la casa, cocinar, arreglar cosas estropeadas, ir a hacer los pagos o la compra del supermercado, etc.

Contacto físico: Abrazarse, cogerse de la mano, besarse, acariciarse.

Todos tenemos un lenguaje predominante, que no necesariamente coincide con el de nuestra pareja. Es común escuchar a alguien decir “no me siento querido”, y ver que su pareja se quede completamente sorprendida y diga “todos los días te demuestro que te quiero”. En estos casos, es probable que ambos estén demostrando el afecto a su manera; pero que su pareja no lo reciba porque no hablan el mismo lenguaje del amor.

Conociendo mi forma de expresar el afecto

Para poder tener una relación sana y adecuada, es necesario conocernos a nosotros mismos; y parte de ese conocernos, implica saber cómo demostramos el afecto, y cuándo nos sentimos queridos. Responde a las siguientes preguntas, pídele a tu pareja que también lo haga, y platiquen de sus respuestas.

  • ¿Cómo demuestro el afecto?
  • ¿Cómo me gusta que me demuestren el afecto?
  • ¿En qué momentos me siento querido/a?
  • ¿En qué momentos no me siento querido/a?
  • ¿Cómo le expreso a mi pareja lo que me hace sentir querido/a?
  • ¿Cómo le expreso a mi pareja lo que no me hace sentir querido/a?
  • ¿Estoy abierto a escuchar lo que le hace sentir querido/a a mi pareja? ¿De qué manera se lo demuestro?

El hecho que tú y tu pareja tengan un lenguaje de amor distinto, no implica ninguno de los dos tenga que cambiar el suyo; sino se trata de que encuentren equilibrio entre el lenguaje de amor de ambos y que busquen uno en común.